Cultura como comunicación


Piensa en lo siguiente:

Caminas por la calle y a lo lejos ves a un grupo de jóvenes cuya vestimenta, a base de pantalones de mezclilla en tubo, camisetas de manga corta de color negro, y tatuajes en los brazos, no solo te han llamado la atención, sino que algo en ti se activó, como alarma de carro, y te indica que debes hacerte a un lado, cruzar la calle, o por lo menos, no mirarles a la cara al pasar junto a ellos. Y todo esto ha sucedido porque ellos, con su vestimenta y facha, te comunicaron “algo”.

Para Edward T. Hall, estas situaciones son el resultado del influjo concreto que tiene la cultura sobre nuestra percepción de la realidad. En otras palabras, la cultura no es un concepto teórico, etéreo, abstracto, en realidad, dice Hall, es otra de  nuestras dimensiones, como lo es nuestro ancho, largo o grosor.  Nuestra dimensión cultural, se manifiesta a través de mensajes, ya como unidades mínimas de información (semas) o como todo un discurso en el que convergen figuras retóricas y connotaciones desde diversas fuentes semánticas.

Hall por ello denomina a la cultura “La dimensión oculta”. Pero el mismo autor, en otra de sus obras “The silent language”, la denomina como el lenguaje silencioso. En ambos casos, la hipótesis central en la misma: la cultura es comunicación.

Podemos distinguir la presencia de diferentes grupos culturales en una reunión de negocios, tan solo con observar lo que su comportamiento comunica a los demás. Cada comunidad de personas desarrolla en su evolución histórica, formas de mensajes para expresar su cultura y estos comprenden una gama mas o menos amplia de situaciones.

Hall entre sus aportaciones mas interesantes ha desarrollado una herramienta de análisis basado en lo que denomina “mensajes primarios de la cultura”, y que comprenden aquellos aspectos básicos del comportamiento social, en los que podemos encontrar las trazas esenciales de cualquier contexto cultural.

Anuncios

Acerca de acadum

Mexico D.F. Diseñador Gráfico por la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Maestro en Ciencias de la Educación por la Universidad del Valle de México. Doctor en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctor en Educación y Comunicación Social por la Universidad de Málaga. Docente de nivel superior en Diseño Gráfico, Comunicación, Mercadotecnia y Educación. Docente en en nivel de maestría en Estudios Culturales, Reingeniería de la Educación y Publicidad. Experiencia laboral en Educación de Adultos, administración de la educación y docencia. Ha publicado "Tiempos de Otoño. 2002. Chiapas. Ortega y Romeu.
Esta entrada fue publicada en Formación profesional, Teoría General de la Imagen y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s